El presidente Obama pronuncia su segundo discurso de posesión; míralo aquí

Publicada Lunes Enero 21, 2013 5:54 PM GMT

El presidente Barack Obama y todos los estadounidenses saben que el país está enfrentando serios problemas sociales, económicos y culturales, y por ello quiso abordar todos estos temas en el discurso de posesión con el que hoy (21 de enero) asumió el poder por segunda vez.

Ante más de 600,000 personas, incluyendo a Beyonce Knowles, Katy Perry, John Mayer, Kelly Clarkson y Eva Longoria, que se reunieron para escuchar al mandatario, Obama habló de los temas cruciales para el país.

"Cada vez que nos reunimos para la posesión de un presidente, damos testimonio de la fuerza perdurable de nuestra Constitución. Reafirmamos la promesa de nuestra Democracia. Recordamos que lo que une a esta nación no es el color de nuestra piel o los principios de nuestra fe o el origen de nuestros nombres. Lo que nos hace excepcionales, lo que nos hace (ser) Estados Unidos es nuestra fidelidad con una idea articulada en una declaración hecha hace más de dos siglos. Mantenemos esta verdad como propia y evidente: que todos los hombres son creados iguales”, aseguró Obama.

El presidente agregó: “Ahora es tarea de nuestra generación seguir el camino que comenzaron estos pioneros. Porque nuestro camino no estará completo hasta que nuestras esposas, nuestras madres, y nuestras hijas puedan ganarse la vida igual a sus esfuerzos. Nuestra tarea no está completa hasta que nuestros hermanos y hermanas homosexuales sean tratados por las leyes como cualquier otra persona, porque si realmente somos creados iguales, entonces seguramente el amor con que nos comprometemos unos con otros debe ser igual también”.

Y aunque la deuda nacional sigue aumentando y el déficit presupuestal afectará a nuestras futuras generaciones con grandes problemas económicos, Obama prefirió no mencionar esos asuntos. En vez de ello, el presidente estuvo apegado a temas más amistosos, que le hicieron ganarse ensordecedores aplausos de todos los asistentes.

Mira aquí el discurso completo de posesión del presidente Obama.

Lee aquí el discurso completo del presidente Obama:

Vicepresidente Biden, miembros del Congreso de Estados Unidos, distinguidos invitados y queridos ciudadanos:

“Cada vez que nos reunimos para la posesión de un presidente, damos testimonio de la fuerza perdurable de nuestra Constitución. Reafirmamos la promesa de nuestra Democracia. Recordamos que lo que une a esta nación no es el color de nuestra piel o los principios de nuestra fe o el origen de nuestros nombres. Lo que nos hace excepcionales, lo que nos hace (ser) Estados Unidos es nuestra fidelidad con una idea articulada en una declaración hecha hace más de dos siglos. Mantenemos estas verdades como propias y evidentes: que todos los hombres son creados iguales, que son bendecidos por el creador con ciertos derechos inalienables, que entre esos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.

Hoy continuamos un viaje sin fin, para alcanzar el significado de aquellas palabras con las realidades de nuestro tiempo. Porque la historia nos dice que si bien estas verdades son evidentes por sí solas, no se cumplen solas; que si bien nuestra libertad es un regalo de Dios, debe ser cuidado por su pueblo aquí en la Tierra. Los patriotas de 1776 no lucharon para reemplazar la tiranía de un rey con los privilegios de unos pocos o por el poder de la turba. Nos dieron una República, un gobierno de, por y para el pueblo, confiándole a cada generación la obligación de mantener a salvo nuestro credo.

Por más de doscientos años, lo hemos hecho.

Por la sangre sacada con el látigo y la sangre sacada por la espada, hemos aprendido que ninguna unión basada en los principios de la libertad y la igualdad podría sobrevivir medio esclava y medio libre. Nos reconstruimos solos y prometimos avanzar juntos.

Juntos, determinamos que una economía moderna requiere líneas de ferrocarril y autopistas para acelerar el transporte y el comercio; las escuelas y las universidades para entrenar a nuestros trabajadores.

Juntos, hemos descubierto que un mercado libre solo prospera cuando hay reglas que aseguren la competencia y el juego limpio.

Juntos, decidimos que una gran nación debe cuidar a (las personas) vulnerables, y proteger a su gente de los peores peligros e infortunios de la vida.

En todo este camino, nunca hemos cedido en nuestro escepticismo por la autoridad central, ni hemos sucumbido a la ficción de que todos los males de la sociedad pueden ser curados solo por el gobierno. Celebrar las iniciativas y las empresas; insistir en el trabajo duro y en la responsabilidad personal, son constantes en nuestra personalidad.

Siempre hemos comprendido que cuando los tiempos cambian, también debemos cambiar nosotros; que la fidelidad a nuestros principios básicos requieren nuevas respuestas a nuevos retos; que preservar nuestras libertades individuales al final requiere de acciones colectivas. Porque el pueblo estadounidense no puede cumplir con las exigencias del mundo de hoy actuando solo, como los soldados estadounidenses no podrían haber encarado las fuerzas del fascismo o del comunismo con mosquetes y milicias. Ninguna persona por sí sola puede entrenar a todos los maestros de matemáticas y ciencias para preparar a nuestros hijos para el futuro, o construir las carreteras y las redes y los laboratorios de investigación que traerán nuevos trabajos y negocios a nuestras costas. Ahora, más que nunca, debemos hacer estas cosas juntos, como una nación, y como un solo pueblo.

Esta generación de estadounidenses ha sido puesta a prueba por crisis que fortalecieron nuestra decisión y probaron nuestra capacidad. Una década de guerra está terminando. Nuestra recuperación económica ha comenzado. Las posibilidades de Estados Unidos son infinitas, porque poseemos todas las cualidades que este mundo sin fronteras exige: juventud e ímpetu; diversidad y apertura; una capacidad sin fin para los riesgos y un don para la reinvención. Mis queridos compatriotas, estamos hechos para este momento, y lo aprovecharemos, siempre y cuando lo hagamos juntos.

Porque nosotros, el Pueblo, entendemos que nuestro país no puede tener éxito cuando unos pocos, que cada vez son menos, viven bien y que las mayorías en aumento apenas si salen a flote. Creemos que la prosperidad de Estados Unidos debe reposar sobre los hombros de una pujante clase media. Sabemos que Estados Unidos florece cuando cada persona puede encontrar independencia y orgullo en su trabajo; cuando los sueldos del trabajo honesto liberan a las familias del borde de la pobreza. Cumplimos con nuestro credo cuando una niña nacida en la mayor pobreza sabe que tiene la misma oportunidad de tener éxito que cualquier otro, porque es estadounidense, es libre y es igual, no solo ante los ojos de Dios, sino también ante los nuestros.

Comprendemos que nuestros programas desgastados son inadecuados para las necesidades de nuestro tiempo. Debemos forjar nuevas ideas y tecnología para rehacer nuestro gobierno, relanzar nuestro código de impuestos, reformar nuestras escuelas y darle fuerzas a nuestros ciudadanos con las habilidades que necesitan para trabajar más duro, aprender más y crecer más. Aunque los significados cambien, nuestros propósitos persisten hacia una nación que premia el esfuerzo y la determinación de cada estadounidense. Esto es lo que se requiere en el momento. Eso es lo que dará verdadero significado a nuestro credo.

Nosotros, el Pueblo, aún creemos que cada ciudadano merece una medida básica de seguridad y dignidad. Debemos tomar las decisiones difíciles para reducir los costos del cuidado de la salud y tomar control de nuestro déficit. Pero rechazamos la creencia de que Estados Unidos debe escoger entre cuidar a la generación que construyó este país o invertir en la generación que construirá su futuro. Porque recordamos las lecciones de nuestro pasado, cuando los años oscuros fueron caracterizados por la pobreza, y los padres de un niño con impedimentos no tenían a quién acudir. No creemos que en este país, la libertad esté reservada para los que tienen suerte, o la felicidad para unos pocos. Reconocemos que sin importar qué tan responsablemente vivimos, cualquiera de nosotros, en cualquier momento, puede sufrir un despido, o una enfermedad repentina, o que nuestra casa se la lleve una tormenta terrible. Los compromisos que tenemos unos con otros –a través del Medicare y el Medicaid y la seguridad social— estas cosas no socavan nuestras iniciativas; nos fortalecen. No nos hace una nación de aprovechados; nos libera para tomar los riesgos que hace a este país grande.

Nosotros, el Pueblo, todavía creemos que nuestras obligaciones como estadounidenses no son solo para nosotros, sino para la posteridad. Responderemos a la amenaza del cambio climático, sabiendo que dejar de hacerlo traicionaría a nuestros hijos y a las futuras generaciones. Algunos todavía pueden negar la abrumadora evidencia de la ciencia, pero nadie puede evitar el impacto devastador de los incendios forestales, y de la paralizante sequía y de las potentes tormentas. El camino hacia las fuentes de energía sostenible será largo y algunas veces difícil. Pero Estados Unidos no puede resistirse a esta transición, debe liderarla. No podemos ceder a otras naciones la tecnología que impulsará nuevos trabajos y nuevas industrias, debemos reclamar este derecho. Así es como mantendremos la vitalidad de nuestra economía y nuestros tesoros nacionales, nuestros bosques y nuestros ríos; nuestras tierras fértiles y nuestros picos nevados. Así es como preservaremos nuestro planeta, que Dios nos ha ordenado cuidar. Eso es lo que le dará significado al credo que una vez declararon nuestros padres.

Nosotros el Pueblo, todavía creemos que la seguridad permanente y la paz duradera no requieren de una guerra perpetua. Nuestros valientes hombres y mujeres uniformados, templados por las llamas de la batalla, son inigualables en habilidades y coraje. Nuestros ciudadanos, forjados por la memoria de los que hemos perdido, conocen demasiado bien el precio que se paga por la libertad. El conocimiento del sacrificio nos mantendrá vigilantes contra aquellos que quisieran hacernos daño. Pero también somos herederos de aquellos que ganaron la paz y no solo la guerra, que convirtieron a nuestros peores enemigos en los amigos más confiables, y debemos traer esas lecciones a este tiempo también.

Defenderemos a nuestro Pueblo y sostendremos nuestros valores a través de la fuerza de las armas y del cumplimiento de la ley. Mostraremos nuestro coraje para tratar y resolver nuestras diferencias con otras naciones de manera pacífica –no por ser ingenuos sobre los peligros que encaramos, sino porque el involucramiento puede funcionar mejor para borrar las sospechas y el miedo-. Estados Unidos seguirá siendo el ancla de las fuertes alianzas en todos los rincones del mundo; y renovaremos estas instituciones que extienden nuestra capacidad para manejar crisis en el extranjero, porque nadie tiene más en juego en un mundo pacífico que su nación más poderosa. Apoyaremos la Democracia desde Asia hasta África; desde las Américas hasta el Medio Oriente, porque nuestros intereses y nuestras conciencias nos obligan a actuar en nombre de aquellos que buscan la libertad. Y debemos ser la fuente de esperanza para los pobres, los enfermos y los marginados, las víctimas de prejuicio, no por mera caridad, sino porque la paz en nuestros tiempos requiere el constante avance de estos principios que nuestro credo en común describe: tolerancia y oportunidad; dignidad humana y justicia.

Nosotros, el Pueblo, declaramos hoy la más evidente de las verdades –que todos nosotros somos creados iguales—es la estrella que todavía nos guía; tal como guió a nuestros antepasados a través de las cataratas del Seneca, y en Selma, y en Stonewall; tal como guió a todos aquellos hombres y mujeres, homenajeados y no homenajeados, que dejaron huellas a lo largo de esta gran alameda, para escuchar a un tal King proclamar que nuestra libertad individual está indivisiblemente atada a la libertad de cada alma en esta Tierra.

Es tarea de nuestra generación seguir el camino que comenzaron estos pioneros. Porque nuestro viaje no está completo hasta que nuestras esposas, nuestras madres, y nuestras hijas puedan ganarse la vida de acuerdo a sus esfuerzos. Nuestro viaje no está completo hasta que nuestros hermanos y hermanas homosexuales sean tratados como cualquier otro bajo la ley –porque si somos realmente creados iguales, entonces seguramente el amor con que nos comprometernos unos con otros debe ser igual también. Nuestro viaje no está completo hasta que ningún ciudadano sea obligado a esperar durante horas para ejercer el derecho al voto. Nuestro viaje no está completo hasta que encontremos una mejor manera de darle la bienvenida a los esperanzados y luchadores inmigrantes que todavía ven en Estados Unidos la tierra de oportunidad, hasta que los brillantes estudiantes y los ingenieros sean enlistados en nuestras fuerzas de trabajo, en lugar de ser expulsados de nuestro país. Nuestro viaje no está completo hasta que todos nuestros hijos, desde las calles de Detroit hasta los montes Apalaches, hasta las calles de Newtown, sepan que los cuidamos y que los queremos, y que siempre los cuidaremos de los peligros.

Esa es la tarea de nuestra generación –hacer que estas palabras, estos derechos, estos valores— de vida, de libertad y de búsqueda de la felicidad, sean reales para cada estadounidense. Cumplir con los documentos fundacionales no requiere que estemos de acuerdo en cada asunto de la vida; no significa que todos tendremos el mismo concepto de libertad, o que todos seguiremos el mismo camino hacia la felicidad. El progreso no nos obliga a que resolvamos los debates sobre el papel del gobierno que llevan siglos para toda época –pero requiere que actuemos en nuestra época.

Porque ahora es tiempo de decisiones, y no podemos quedarnos parados. No podemos confundir absolutismo con principios, o sustituir espectáculo por política, o tratar los insultos como un debate razonable. Debemos actuar, sabiendo que nuestro trabajo será imperfecto. Demos actuar, sabiendo que las victorias de hoy serán solo victorias parciales, y que dependerá de los que estén aquí dentro de cuatro años, y dentro de 400 años para avanzar en el espíritu, que una vez nos fue conferido en un salón de Filadelfia.

Mis queridos compatriotas, el juramento que he hecho hoy ante ustedes, como el recitado por otros que sirvieron en este Capitolio, fue un juramento a Dios y al país, no a un partido o facción, y debemos cumplirlo fielmente durante lo que dure nuestra función. Pero las palabras que pronuncié hoy no son tan diferentes de los juramentos que toman los soldados al enlistarse, o al de un inmigrante que cumple su sueño. Mi juramento no es tan diferente de la promesa que hacemos a la bandera que ondea sobre nosotros y que llena nuestros corazones de orgullo.

Son las palabras de los ciudadanos, y representan nuestra máxima esperanza. Ustedes y yo, como ciudadanos, para establecer el camino de este país.

Ustedes y yo, como ciudadanos, tenemos la obligación de darle forma a los debates de nuestro tiempo, no solo con los votos que emitimos, sino con las voces que levantamos en defensa de nuestros valores más antiguos y nuestros ideales más perdurables.

Permitamos que cada uno de nosotros abrace, con solemnidad y alegría, lo que constituye nuestro derecho de nacimiento. Con esfuerzo común y propósito común, con pasión y dedicación, respondamos al llamado de la historia y llevemos al futuro incierto nuestra preciosa luz de libertad.

Gracias, que Dios los bendiga y que bendiga siempre a Estados Unidos de América.

Crédito fotográfico: Getty Images